Educación, ciudadanía y postmodernidad

David Ortega

La postmodernidad no debe ser un momento de la historia carente de valores. La economía, la educación o la política pueden aún zafarse de la deriva absurda en la que navega la sociedad en esta época. Profundizar en el concepto de ciudadanía puede hacer compatibles los valores que se han mantenido a lo largo de los siglos. Es más, se puede avanzar en ellos. Sin embargo, una tarea de este calibre requiere atención y compromiso.

Esa es la apuesta de este libro: el humanismo, la solidaridad, la satisfacción que producen las cosas sencillas son valores transmisibles. Y esa apuesta no podrá prosperar si no es a través de la educación.

Con una educación libre y eficaz, lo postmoderno no tiene por qué ser sinónimo de un mundo vacío de contenido, de la sociedad del consumo irresponsable y suicida. El autor de este libro -experto en pedagogía- propone una nueva lectura de la postmodenidad para recuperar esos valores sin los cuales la sociedad camina hacia un precipicio carente de sentido.